VII Cumbre de las Américas – I

Por Ivette Laviada

México, DF.- La semana pasada se llevó a cabo en la ciudad de Panamá, la VII Cumbre de las Américas, ante tal variedad de temas y su importancia, en esta ocasión dividiré mis comentarios en dos partes, siendo ésta la primera.

Se contó con la participación de los jefes de Estado de todo el continente así como de diversos actores sociales en los denominados Foros de la Sociedad Civil cuyo objeto fue preparar una serie de propuestas en siete ejes temáticos recogidas en mesas de trabajo tales como Seguridad, Educación y Cultura, Salud, Ambiente, Energía y Desarrollo Sostenible, Migración, Participación Ciudadana y Gobernabilidad Democrática.

cdumbreanssini

Lo que da fundamento y sostén a las organizaciones civiles participantes lo resumió el Presidente Juan Carlos Varela de Panamá en su discurso de apertura, pues reconoció la importante labor que hacemos las diversas asociaciones por la construcción de mejores naciones y por el bien común.

Coincidimos en este evento representantes de un gran número de temas que atañen a nuestro Hemisferio, desde aquellos cubanos que asistían por primera vez y que con tal de hacer escuchar su voz para denunciar los atropellos en materia de derechos humanos que sufren, amenazaron el pacífico transcurso de los Foros al grado de que algunas mesas tuvieron que suspenderse y cambiar de lugar.

También estaban representantes de otros países que se sumaban a estas demandas exigiendo ante el elevado deterioro de los Derechos Humanos y el debilitamiento de las democracias que la OEA cumpla su rol de garantizar la democracia y el respeto a los derechos humanos, que se fortalezca el Sistema Interamericano y que los distintos pueblos ratifiquen la Convención Americana de Derechos Humanos.

También se propuso que es imperativo erradicar la corrupción y la impunidad, el abuso policial, las detenciones arbitrarias y se pidió la libertad de los presos políticos.

Para incentivar la participación ciudadana, se propuso institucionalizar espacios de trabajo entre autoridades y sociedad civil, marcos normativos que garanticen la transparencia y el acceso universal a la información así como la rendición de cuentas de la gestión pública.

Ante los graves conflictos que se derivan de la migración se pidió entre otras cosas que los Países contemplen acuerdos que promuevan la movilidad laboral, el flujo circular, respetando las garantías de derechos y los criterios de reunificación familiar.

Y hablando de familia, un gran número de actores sociales llevaron a todas las mesas de trabajo justo esa premisa: es imperante que la familia forme parte de la agenda pública, de una forma transversal ya que una nación que invierte en la familia inequívocamente recogerá frutos de prosperidad.

En materia de seguridad, educación y salud, el tema de la familia fue recurrente, pues aunque cada mesa tuvo sus particularidades siempre salió a relucir que si el gobierno invierte en fortalecer, proteger, promover y respetar a la familia, podrá ver resultados concretos.

Trabajar por la paz empieza con una sonrisa y con la niñez en casa de modo que podemos decir que un gran logro de la sociedad civil fue incluir la protección de la familia en los documentos finales de la VII Cumbre de las Américas.

Si queremos sociedades seguras, lo lograremos en la medida de tener familias fuertes.

Compartir esto.

Share

Tags :