Mérida, Yuc., a 10 de diciembre de 2018.- Este día, al conmemorarse el Día de los Derechos Humanos y los 70 años de la Declaración Universal, Miguel Óscar Sabido Santana fue electo por el Congreso del Estado como Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán por el periodo de 2018 a 2023.

Sabido Santana es licenciado en Derecho y tiene dos maestrías, una en Derechos Humanos por la Universidad Marista de Mérida y en otra en Ciencias Penales con Especialización en Ciencia Jurídico Penal por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE).

Ha laborado en la CODHEY desde 2009, ocupando el cargo de Visitador General hasta 2015 cuando fue promovido como Secretario Ejecutivo.

Ante la renuncia del Ombudsman José Enrique Goff Ailloud y, de acuerdo al Artículo 17 de la Ley de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán que cita “en caso de la ausencia definitiva del presidente, el Secretario Ejecutivo estará encargado hasta en tanto el Congreso del Estado designa al nuevo Ombudsman”, ha estado al frente de la CODHEY desde noviembre de 2017.

En su proyecto de trabajo, Sabido Santana propuso cinco ejes de acción para renovar y dar nueva rostro a la defensa de los derechos humanos priorizando que los servicios de la institución lleguen hasta las comunidades más apartadas con unidades móviles, agilizar los trámites de quejas así como contar con peritos especialistas para certificar casos de tortura.

El primer eje de acción fue denominado, “Atención con rostro humano” que se centra entre otras cosas crear una Unidad Integral de Atención a Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos, para que brinden atención a las personas que requieran una intervención en crisis, una gestión familiar o de apoyo institucional, a través de asistencia jurídica, médica, psicológica y de trabajo social así como crear una Unidad de solución de Controversias, que permita la solución inmediata y eficaz de los casos planteados.

Y propuso seguir con las gestiones para para que la Comisión cuente con un edificio institucional propio, el cual cumpla con estándares de accesibilidad universal y sustentabilidad que el actual carece.

Entre sus prioridades se encuentra trabajar el trabajo en favor de las personas pertenecientes a grupos en situación de vulnerabilidad y que por sus condiciones tienen más riesgo de sufrir discriminación.

También propone una Visitaduría para los Defensores de los Derechos Humanos y Periodistas que hoy son blanco de muchas represiones, por lo que es necesario brindarles una protección especial.

Además de fortalecer la Visitaduría de la Mujer, la Niñez y Grupos en Situación de Vulnerabilidad así como trabajar en la mejora de los procesos para la Prevención y Atención de la Tortura conjuntamente con el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la CNDH, para consolidar la observancia de los instrumentos internacionales sobre la materia.

Otro punto es la educación y profesionalización, que tiene entre sus ejes principales la creación del Instituto de Investigación y Estudios en Derechos Humanos, con facultades para gestionar programas de posgrado y profesionalización en materia de derechos humanos, además generar investigaciones y diagnósticos que podrán servir de base para el desarrollo de mejores políticas públicas y reformas legislativas con perspectiva de derechos humanos.

Implementar con las autoridades un programa educativo en materia de derechos humanos, para que las y los estudiantes de todos los niveles, de las escuelas públicas y privadas, tengan instrucción en la materia con una especial perspectiva en educación inclusiva.

Además de consolidar los programas de capacitación a servidores públicos, con especial énfasis en el sector educativo, de la salud y de seguridad pública.

Otro eje de trabajo está centrado en el uso de la tecnología en favor de los derechos humanos, cuyo eje rector será implementar el Sistema electrónico para el Registro y Seguimiento de las Quejas, el cual permitirá agilizar los procesos de registro y seguimiento de los expedientes de queja, así como de la información que permita a la ciudadanía tener mayor certeza del manejo que se le da a su información.

Además de elaborar un Manual de Seguimiento de las Recomendaciones emitidas, para evaluar el impacto y cumplimiento de las recomendaciones y estandarizar los criterios para un mejor seguimiento.

Otro de los puntos es impulsar la vinculación con las asociaciones civiles, universidades, cámaras empresariales, colegios de profesionistas y con la sociedad en general, ya que estas son quienes viven día a día los problemas y las principales necesidades en nuestro estado.

Y trabajar con todos los actores sociales, tanto del gobierno como de la sociedad civil, para la defensa, promoción y difusión de los derechos humanos de los pueblos y comunidades indígenas.

COMUNICACIÓN SOCIAL CODHEY