La Ideología de Género se está implantando de tal manera en la sociedad que se ha constituido en la nueva dictadura, que pretende no solo adoctrinar desde la más tierna infancia sino que también quiere tomar presa a los poderes de la Nación: al Ejecutivo, Judicial y Legislativo y no contentos con ello, van por las Instituciones como la Secretaria de Educación Pública, entre otras.

Se tiene noticias de un manual para la educadora y el educador de preescolar en donde se les impartirá educación integral de la sexualidad desde esa edad, y a juzgar por el contenido dista mucho de la formación humana integral que un menor necesita.

La-ideologia-de-genero-da-un-paso-mas-hacia-transgenero-810x473

En dicho manual se hace apología de la homosexualidad, pues pretende enseñarles a los niños que su sexo biológico no necesariamente tiene que corresponderse con el psicológico, que no es algo natural, pues uno puede nacer hombre o mujer, pero no tiene que serlo si no quiere.

En la página 13 de dicho libro, Equidad de Género y Prevención de la Violencia en Preescolar dice que “El Programa de Educación Preescolar vigente de la Secretaría de Educación Pública reconoce que las definiciones de lo femenino y masculino son construcciones sociales. Esto significa que están determinadas históricamente y que no son naturales, es decir, no tienen nada que ver con el sexo de las personas”

Ese libro, que además está circulando sin el conocimiento y consentimiento de los padres, atenta contra la patria potestad, pues somos los padres quienes tenemos el derecho de educar a nuestros hijos de acuerdo a nuestros principios y convicciones, y de acuerdo a la madurez intelectual y psicoafectiva de los mismos.

Nos parece un grave atentado contra la niñez ideologizar a los menores de edad, pues además pretenden con “juegos” que los niños exploren ser “de otro sexo”, proponen una actividad llamada Disfraz al azar para el intercambio de roles de género, y el mismo libro explica que es para experimentar actitudes y comportamientos que normalmente no se elegirían por temor a la crítica o por considerarlos inadecuados de acuerdo con la identidad de género que los niños se están construyendo.

El libro va más allá pues hará que los pequeños cuestionen a sus padres por educarlos de acuerdo a su ser femenino o masculino, y a ellos mismos se les cuestionará si les gusta ser niña o niño, si en su casa les han dicho que juguetes deben jugar de acuerdo a su sexo, si les gusta o no que les digan eso, quién se los dice y si lo consideran justo.

Este tipo de actividades lo único que traerán a los chicos es confusión sobre su identidad sexual, y esto la mayoría de padres de familia no estamos dispuestos a permitirlo porque a nuestros hijos los educamos nosotros, ya bastante tenemos con tratar de lidiar con todo lo que les rodea en el medio ambiente, como para que también la escuela sea quien contribuya a confundirles más.

Que los niños aprendan a no lastimar, ofender o insultar a otra persona es algo que se debe inculcar desde casa y reforzar en la escuela, pero de allí a que para ello se les enseñe a “deconstruir” el sexo biológico, para dar paso a la construcción del género psicológico que quieran, se nos hace un verdadero atentado contra su ser, su inocencia y contra los padres que no estamos pintados.

La ideología de género pretende ir muy lejos, esto no sólo se trata de que existan personas con preferencias sexuales diferentes, porque al final del día dos adultos en el pleno ejercicio de su libertad se pueden unir o no a quien quieran contando con nuestro respeto no por ser diferentes sino por ser personas.

Sin embargo, las teorías de esta ideología están queriendo arrasar con los derechos de la infancia consagrados en distintos Tratados, pues en todos ellos se habla del interés superior del niño y no educar y formar al pequeño de forma integral de acuerdo a su ser es una injusticia.

Hasta el día de hoy sólo se conocen dos sexos, femenino y masculino, la construcción del “género” es hoy por hoy una gran falacia que se están tragando algunos.