En 1973 la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos resolvió el caso Roe vs. Wade favoreciendo la legalización del aborto; y que a la fecha ha cobrado la vida de más de 58 millones de bebés.

El mundo ya sabe que este caso fue “armado” por activistas pro aborto quienes se aprovecharon de la vulnerabilidad de una indigente llamada Jane Roe y conocer esto no ha sido suficiente para dar marcha atrás a esta ley tan injusta, aún cuando la promovente de este sonado caso ha dicho la verdad y hoy dedica su vida a reivindicar el daño realizado.

Marcha por la Vida

La Marcha por la Vida en Washington celebró su 44º edición, se calcula que 700,000 personas salieron a las calles este 27 de enero con mensajes tales como “estoy sufriendo la pérdida de mi hijo”; “yo soy una persona, no una opción”; “Mi novia se hizo un aborto sin contar conmigo”; “Me dijeron que el aborto no tendría consecuencias, nunca más pude tener hijos”, por mencionar algunos de ellos.

Este año se contó con el apoyo del nuevo presidente de Estados Unidos y con la participación de su vicepresidente Mike Pence quien al dirigir su mensaje fue enfático al decir que “La Corte Suprema se alejó del primero de los ideales de nuestra Declaración de Independencia: la vida”.

A la misma Marcha asistieron defensores de la vida de diversos países de Latinoamérica así como de algunos países de Europa, debido a que este derecho está siendo vulnerando o se pretende vulnerar en todo el mundo.

Podemos deducir la importancia del evento, que de forma natural debía de haber sido cubierto por los principales canales noticiosos del país y del mundo, sin embargo, ¿qué creen? Prácticamente ninguna palabra en los medios oficiales y nos hemos tenido que enterar por las redes sociales y por muy pocos programas que dieron cuenta oportuna del suceso.

¿Cómo es posible que flagrantemente hubieran ignorado algo que le importa a tanta gente? ¿Cómo un hecho que ha movilizado a tantas personas no ha llamado la atención de las principales agencias? ¿Cómo un tema tan polémico para algunos, fue pasado por alto? Ello pone en duda la calidad del periodismo mundial, quienes no cumplen con la misión que da sentido a su labor que es informar objetiva y oportunamente al público.

Esto nos lleva a plantearnos algunas preguntas ¿Al servicio de quienes están dichos medios? ¿Qué objetivos persiguen, diferentes de informar? ¿Es que acaso el gran negocio del aborto ya alcanzó sus carteras?…no tenemos las respuestas pero nos podemos imaginar que por allí va la cosa.

No se trata de si están o no a favor de un tema o de otro, tendrían la obligación de informar y no lo hacen. Y ello abona a que vivimos en un tiempo en el que la información que circula no necesariamente es lo que ocurre, quizá sólo nos cuentan historias hechas a modo de quienes pagan por ello.

Esta Marcha pretende recobrar en la ley el derecho a la vida desde la concepción, alertar a las mujeres que son engañadas con la práctica del aborto ya que ello conlleva riesgos y secuelas graves; pero sobretodo ayudar realmente a quienes se enfrentan a un embarazo inesperado, con instituciones que trabajan cada día para hacerlo realidad ¡Que vivan los dos: madre y bebé!.

Por: Ivette Laviada