¡Y volvió a suceder! Ahora en la ciudad de México, miles, sí, miles de familias salieron a la calle para demostrar que en paz y sin odio es posible salir a manifestarse por un valor que es común a muchísimos seres humanos sin importar ninguna condición de salud, raza, sexo, edad, credo, condición social o preferencia.

¡Más de 400 mil personas! del Auditorio Nacional hacia el Ángel de la Independencia este 24 de septiembre que se suman a más de 1´270,000 que salieron semanas antes en los 32 estados de la República, ¿Cuál es la lectura rápida de este hecho? La familia tiene la potencia de despertar cívicamente a nuestra Nación ¡la familia mueve a México!

003

Salimos sin odio. Porque aunque algunos medios y otras voces quisieron polarizar el movimiento encabezado por el Frente Nacional por la Familia, quedó de manifiesto que disentir no es odiar, y que el mismo derecho le asiste a las minorías a expresar su opinión como a la mayoría, porque el derecho consagrado es la libertad.

Que no se ponga en nuestras bocas que estamos en contra de personas, la confrontación organizada por algunos miembros del colectivo LGBT ni siquiera representa lo que personas con orientación hacia su mismo sexo desean; sin embargo reconocemos que deben tener como cualquier otra minoría el derecho a ser protegidos por el Estado de acuerdo a la realidad que presentan.

La causa de la familia es para todas las personas, ya que todos formamos parte de una y lo que en realidad está en juego es buscar lo mejor para el país.

Salimos en paz. Salimos a marchar en forma ejemplar, sin disturbios, con saldos blancos en un ambiente de fiesta, con cantos y porras, disfrutando el momento que se estaba escribiendo en la historia de nuestro país con todos los que salimos a la calle como protagonistas, porque creemos que sí es posible un futuro mejor para los mexicanos y que éste es responsabilidad en primer lugar de la familia y después del Estado.

Quienes han querido descalificar el movimiento achacándole a la Iglesia Católica “imponer” sus preceptos religiosos, hemos de decirles que no es así -la verdad nunca se impone- se acepta por sentido común y se accede a ella sin importar si se profesa alguna religión o no, tan es así que porque se trata de una verdad fundamental se adhieren las diferentes Iglesias y las personas sin importar partidos políticos, creencias, condición social, etc.

Como prueba de lo anterior vimos que se sumaron a las Marchas no sólo católicos que son la mayoría en el país, sino cristianos de diversas Iglesias evangélicas, presbiterianas, adventistas, mormones o judíos, pero también priistas, panistas, perredistas, verde ecologistas, etc; y la intención de señalar esto no es destacar lo que cada persona crea o con qué partido simpatice, no, allí estábamos simplemente mexicanos, todos y cada uno ejerciendo nuestro derecho a manifestarnos libremente como lo garantiza vivir en un estado laico.

¿Qué verdad proclamamos? La unión de un hombre y una mujer es la unión que transmite vida, es la relación fecunda de estos seres lo que garantiza que la sociedad siga creciendo y es en la familia donde los niños crecen el mejor ambiente que puede tener para desarrollarse sanamente, junto a mamá y papá.

El Frente Nacional por la Familia ha despertado al gigante dormido de la sociedad callada y poco participativa, para dar paso a una sociedad que quiere ser escuchada, que merece ser vista para atender a sus reclamos porque el grito de guerra es #DefendemosLaFamilia y aquí caben todos, este movimiento es verdaderamente incluyente.

¡Tenemos muchos retos! Hay que ayudar a construir una cultura de familia, que vaya permeando en todos los sectores sociales, hermanando gobierno, empresas y sociedad civil para que en todos los ambientes se note que la familia es importante para alcanzar el bien común.

Ya tenemos la Comisión de Familia en el Senado de la República y en los Congresos Legislativos de 14 estados, desde allí ya pueden nuestros representantes actuar en consecuencia y demostrar que somos un país democrático. El Senado debe aprobar la Primera Iniciativa Ciudadana de reforma al Art. 4º. Constitucional que protege a la familia y la Cámara de Diputados federal la que ha sido impulsada por miles de mexicanos, desechando así la imposición de la ideología de género.

Share