La historia de la legalización del aborto en estados Unidos es similar a lo que ha sucedido al respecto en otras partes del mundo y México no es la excepción. El caso Roe Vs Wade que en 1973 dio pie a la legalización del aborto en el vecino país es el ejemplo más emblemático de lo que afirmo. Se trataba de una mujer que solicitó el aborto porque afirmaba haber sido violada, algunos años después ella misma declararía que su testimonio fue inventado y el caso manipulado a tal grado que derivó en la legalización del aborto. Otro caso similar fue el de Doe vs Bolton que legalizó el aborto “a petición”. Una mujer a quien el Estado había quitado la custodia de sus hijos, desesperada acudió a un despacho jurídico que le ofreció ayuda a cambio de que abortara al bebé que llevaba en sus entrañas. Aun a pesar de la negativa, este despacho continuó el caso hasta lograr su objetivo.

Algo similar está pasando en México y Yucatán no es ajeno a esta tentativa de legalizar el aborto siguiendo el mismo camino.

bebe-600x375

Hace algunos meses nos enteramos por los medios de comunicación que una agrupación  estaba solicitando el aborto para una paciente embarazada, alegando “causas económicas graves”. El caso, ventilado a los medios de comunicación por dicha agrupación dio pie a que investigaramos este asunto tan delicado en donde estaba en juego la vida de un ser humano indefenso. Logramos dar con la paciente y descubrimos datos interesantes al respecto: la paciente no estaba enterada de que su caso estaba siendo ventilado públicamente, no estaba convencida plenamente de que el aborto fuera la mejor decisión; lo que se observaba a simple vista en su domicilio no parecía corresponder a una situación “económicamente grave”. Se le ofreció ayuda económica para su embarazo, un lugar donde vivir, junto con sus otros hijos, ayuda para encontrar un buen empleo al esposo y la posibilidad de que a través de talleres de capacitación, aprendiera alguna manualidad que le permitiera tener ingresos extras. Todo lo anterior pensando en que si desaparece la causal que motiva el aborto desaparecería también la decisión de abortar. Una solución muy humana a un problema real. Unos días después se recibieron amenazas para no volver a acercarse a la paciente.

Hace unos días se realizó en la facultad de Medicina de la UADY un evento cuyo objetivo era promover la NOM 046, que entre otras cosas establece la obligación de otorgar el “servicio de interrupción voluntaria del embarazo” llámese aborto, sin que para ello sea necesario el consentimiento de los padres a menos que sea menor de 12 años. Otro dato interesante de esta norma es que No se requiere la comprobación del delito de violación ni la denuncia respectiva para solicitar el aborto. Basta con el dicho de la persona.

A simple vista la Norma tiene dos  graves errores: 1.-Los procedimientos que se utilizan para procurar un aborto, no están exentos de riesgos inherentes al mismo procedimiento anestésico-quirúrgico que pueden provocar desde complicaciones  leves hasta graves lesiones en la salud de la mujer, incluido la muerte, así se haga en el mejor centro hospitalario. 2.-Al no existir la obligación de denunciar al violador (único culpable de esta situación), se fomenta la impunidad para estos delitos y se abre la posibilidad de que cualquier adolescente pueda llegar a una clínica y mentir sobre su embarazo.

Imaginémonos entonces a una adolescente de 15 años que llega a una clínica del sector salud y dice que fue violada y que tiene un embarazo de 11 semanas. Ella acude con sus amigas y sus padres no saben ni siquiera dónde está. La clínica mediante la norma está obligada a procurarle el aborto, sin necesidad de investigar el delito, ni de solicitar la autorización de los padres. Entonces se procede al evento quirúrgico y el caso se complica por una perforación uterina, que es de las complicaciones más graves, es necesario una intervención quirúrgica mayor en donde le extirpan el útero y queda condenada a no tener hijos propios de por vida. Usted amable lector es el padre de esta adolescente. ¿Qué pensaría? ¿Qué acciones legales emprendería? ¿Contra quién irían sus demandas? ¿Está usted de acuerdo en que sus hijas adolescentes recurrieran sin su consentimiento a una práctica de riesgo como esta?

No cabe duda que como padres nos haríamos demasiadas interrogantes en un caso como este.

Me parece que GIRE y otras organizaciones como esta, están buscando estos casos para sentar precedentes y conseguir en un futuro no muy lejano la despenalización del aborto en México.

Por: Dr. Víctor Pinto Brito

Presidente de la Asociación de Médicos Católicos de Yucatán

Share