Ideología de Género

¿Qué es ideología de género? Para muchas personas se trata de la defensa de los derechos de la mujer, de luchar porque tenga más y mejores oportunidades y de lograr que entre hombres y mujeres haya igualdad, pero en realidad esta ideología dista muchísimo de ser lo que la mayoría de las personas creen.

El término igualdad de género se fue colando poco a poco, de hecho se acuñó en las Conferencias de población y Desarrollo del Cairo y de Beijing cuando se hablaba de “gender iquality”, en esos años se pedía la igualdad entre hombres y mujeres ante la exclusión que sufría la mujer en distintos ámbitos, de este modo a nadie le parecía extraño ese término y se concebía como algo bueno, y sólo los muy entendidos sabían lo que había detrás.

gender4

Para la ideología de género hombres y mujeres somos iguales, no se refieren como cualquier otra persona a la igualdad que debe prevalecer en cuanto a dignidad por ser persona, sino una igualdad que borra las diferencias que existen entre los dos sexos, desestimando lo que muchísimos científicos han podido demostrar: que hombres y mujeres somos diferentes.

La principal diferencia entre los dos sexos está determinada por la biología, presente en el cromosoma 23 para lo cual todos los hombres tienen el par XY mientras que todas las mujeres tienen el XX.

Queda totalmente demostrado que sólo hay dos formas de ser una persona. Eres hombre o eres mujer, con diferencias no solo en la parte física o anatómica sino también en la psicológica, con diferencias que son genéticas, hormonales y fisiológicas que tienen consecuencias importantes en la función cerebral.

Esta afirmación a los promotores de la ideología de género les parece chocante, ellos afirman que el ser hombres o mujeres se deriva de una construcción social, y que la biología no es nadie para determinar el libre desarrollo de tu personalidad, ya que puedes nacer con sexo biológico de mujer y aprender perfectamente a ser hombre y viceversa.

Es así que la biología queda desligada del ser, para que en su lugar se pueda redefinir a placer lo que tú quieras o sientas ser, la feminidad queda desvinculada de ser mujer y la masculinidad queda desvinculada de ser hombre, ya no hablaríamos de sexo pues este solo admite dos tipos, sino que al hablar de género se abre la posibilidad de una fuente inagotable de formas de ser como podrían ser: lesbiana, gay, bisexual, transexual, travesti, intersexual, neutro, etc.…(En Estados Unidos publicaron una lista con 32 tipos de género hasta el momento).

La cuestión es que toda esta forma de pensar no tiene bases científicas, no es posible comprobar científicamente lo que dicen ya que son un conjunto de ideas, que al separarse de la realidad objetiva, de lo que es natural, simplemente no se puede sostener.

De allí que les esté tomando tantos años de lucha para que nos cambien los conceptos, se han visto “hábiles” en la corrupción del lenguaje, vaciando a las palabras de su contenido para sustituirlas por nuevas definiciones. Pero se han topado con un problema, el que hay muchos que no nos tragamos el discurso y como no logran que las personas se sometan pues utilizan la represión y la manipulación.

La ideología de género recibió la influencia del marxismo, en este se luchaba por la igualdad de clases mientras que en la ideología de género se hace por la igualdad de sexos.
Las feministas que iniciaron este movimiento, en el intento de encontrar la igualdad con el hombre, decidieron que tenían que ser como ellos, por tanto el rechazo a la maternidad constituiría una de sus fortalezas, esto equivaldría a tomar el control sobre su cuerpo y que ya no serían más “máquinas de hijos” para los hombres, así dentro de este paquete entra el de vendernos el aborto como un derecho, cuando sabemos todos que es un crimen.

Esta ideología ha avanzado al punto de que todo lo que se oponga a ello será catalogado como discriminación, las personas son llamadas retrógradas y homófobos y no contentos con ello ahora hablan de que quienes dan su opinión incitan al odio.

Hay que dejar claro, que diferir no es odiar. Y que tampoco se tiene nada en contra de las personas que haciendo uso de su libertad deciden vivir su sexualidad como les plazca, siempre y cuando no trasgredan derechos de otro y así como se les respeta, exigimos respeto a nuestro derecho a educar a nuestros hijos de acuerdo a nuestros principios y valores.

Por: Ivette Laviada

Compartir esto.

Share