Existe “Diáologo Molecular” en la primera semana de fecundación

Existe “diálogo molecular” en primera semana de fecundación
Tendencias • 10 Mayo 2011 – 11:55am — Eugenia Jiménez
La doctora en embriología Natalia López Moratalla, dio a conocer que gracias a los descubrimientos de la fecundación in vitro de octubre del 2010 se puede conocer perfectamente las primeras 24 horas de vida del embrión fecundado.
Ciudad de México • Las técnicas de fecundación in vitro han permitido descubrir que en la primer semana de vida existe un “diálogo molecular” madre-hijo y que el primer regalo que recibe la madre es una bomba de células jóvenes que tienen una función regenerativa, mejoran el aspecto de su piel y el cabello y por tanto la belleza de la madre, señaló la doctora en embriología Natalia López Moratalla.
Con motivo del “Día de la Madre”, la científica dio a conocer que gracias a los descubrimientos de la fecundación in vitro de octubre del 2010 se puede conocer perfectamente las primeras 24 horas de vida del embrión fecundado donde se da “la simbiosis de dos cuerpos que se interrelacionan entre sí la comunicación cuerpo a cuerpo desde el primer día perfectamente sincronizada”.
En el primer día de vida, dijo, “ el embrión pasa de estar en el estado del cigoto de una célula a tener una estructura de cuatro células, libera las moléculas denominadas interluquinas y la madre tiene en las trompas de Falopio, receptoras para esas interluquinas y son señales de vida que le avisan a la madre desde el primer día que está ahí y 15 días después sabrá que está embarazada, pero los dos cuerpos se reconocen y la madre empieza a generar una serie de moléculas que permiten la supervivencia y el crecimiento del bebé”.
En estos primeros días de vida hay un intercambio de moléculas que hacen que se genere un proceso denominado “tolerancia inmunológica”, que significa que la madre reconoce al hijo como distinto de ella pero en una situación que no representa una señal de peligro, ”de tal manera que el embrión no es ni un trozo del cuerpo de la madre ni un extraño que la esté invadiendo”, agregó.
Por ello, se ha dejado fuera de cualquier duda que desde la fecundación, existe una célula humana y que en el punto donde el espermatozoide penetra al óvulo se libera una onda de calcio que traza los ejes corporales, es decir lo que será la columna vertebral del bebé, así como el mensaje genético que da vida a un nuevo ser, sostuvo la doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad de Navarra.
La académica de la Universidad de Navarra, subrayó que la ciencia tiene muy claro el inicio de la vida desde la fecundación. “La ciencia ha dado un avance sustancial en los últimos 10 años y es posible saber que al término del proceso de la fecundación desde que se encuentran los gametos paterno y materno pasan unas 20 horas, se activan mutuamente y funden el material genético que cada uno porta y comienza una nueva vida desde esos peculiares materiales de partida”.
Un cigoto es un cuerpo humano en fase primordial. Todo el nuevo ser esta ahí con las características y potencialidades propias de quien inicia su primer día de vida.
La doctora López Moratalla precisó que es en los primeros días cuando el embrión humano hace el primer viaje de su vida, desde las trompas cercanas al ovario, en que es concebido, hasta el lugar preparado en el útero materno donde la madre ha preparado alimentos ricos en vitaminas que permiten su sobrevivencia y desarrollo.
Hora por hora se conoce cada movimiento, y es en los quince primeros días cuando ocurren los hitos más importantes de la configuración corporal. En ese momento se aprecia en el dorso lo que se está desarrollando como el sistema nervioso y los órganos y tejidos que darán unidad a todo el organismo.
La autora de más de un centenar de libros de embriología enfatiza que los últimos descubrimientos en la embriología han permitido detallar que para el día 15 después de la fecundación ha comenzado el desarrollo, es decir las células están en su sitio que posteriormente ocuparán el corazón, los riñones, el páncreas, el cerebro, etcétera. En este momento tiene ya el plano corporal completo.
López Moratalla precisó que para la tercer semana de vida es decir, para día 20 comienza a formarse el cerebro, las células neurales que guardaremos en reserva para toda la vida y el día 21 comenzará a latir el corazón.
“La ciencia lo que dice es que el embrión humano es el mismo desde la concepción hasta el final, porque es un cuerpo en desarrollo”, aseveró.
Lo que no pueden hacer los especialistas en embriología, agregó la doctora en ciencias biológicas es empeñarse en seguir con los estudios de finales del siglo pasado, pues la ciencia muestra rotundamente en los avances de los últimos diez años que la vida humana inicia a partir de la fecundación

Compartir esto.

Share