En la pasada colaboración, comentamos que abordaríamos el tema de los vientres subrogados y el aborto como las nuevas caras de la trata de personas, dos cabezas más del terrible monstruo que acecha a las mujeres de todo el mundo.

En esta entrega, hablaremos de los vientres de alquiler o subrogados que han vuelto populares algunos artistas famosos.

Recordemos que la definición de trata de personas involucra la captación, el traslado, el transporte, la acogida o la recepción de una persona utilizando la violencia, amenazas, engaño, rapto, el abuso de la situación de vulnerabilidad u otros elementos de coacción con el fin de someterla a explotación y lucrarse con su actividad.

money for tummy pregnant

Pues bien, numerosas de estas actividades se ven involucradas en la forma en la que tratan a las mujeres que tienen encerradas con fines reproductivos y desgraciadamente también se cumplen en aquellas mujeres que incitan a practicarse abortos.

Desde hace algún tiempo las denuncias se han estado haciendo, dejando al descubierto prácticas realizadas según estudios serios como el que mandó a hacer el Gobierno de Suecia quienes condenan la renta de vientres, por qué aseguran que detrás de ella hay toda una industria que compra y vende bebés.

El periódico británico The Guardian, también ha publicado un artículo que denuncia prácticas de esta índole en hospitales de Tailandia y en donde las mujeres permanecen presas con guardias armados que las controlan.

También la periodista Milena Castigli, habla de las fábricas de niños en Nigeria, en dónde las mujeres son esclavizadas para proveer hijos a parejas ricas que pueden pagarlos. Las mujeres jóvenes son secuestradas, segregadas y violadas durante meses y utilizadas como incubadoras para los recién nacidos, que serán después vendidos al extranjero para fines desconocidos, colocados en el circuito de las adopciones internacionales y vendidos a un alto precio a parejas que se hacen de estos bebés cual si fueran productos de mercado tasados por mencionar tan sólo unos ejemplos en 150 mil dólares si los padres compradores adquieren a estos bebes en Estados Unidos o Canadá, 45 mil dólares si la compra se da en Latinoamérica o 100 mil euros si los compradores son europeos.

A juzgar por el Centro de Investigación Early Institute, entre otros problemas que se enfrentan dichos los anteriores, están los legales, porque las criaturas a veces quedan en el limbo, sin derecho a identidad, nombre ni nacionalidad, contrario a lo establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Desgraciadamente estas acciones se repiten en numerosos países en dónde la pobreza y la situación de vulnerabilidad de las mujeres es alto, como India e incluso México ya que Tabasco es el único estado que ha legislado a favor de este procedimiento y del que también se tienen reportes de explotación.

Afortunadamente, en México ya se han tomado acciones al respecto, pues recientemente la senadora Mely Romero pidió se tipificara como delito en la Ley de Trata de personas la subrogación de vientres y que contó con la aprobación de la Cámara de Diputados quienes incluso ampliaron las penas con prisión de 15 a 30 años a quien explote a una mujer con el fin de la gestación, para que después de nacido sea separado de su madre.

La comunidad mundial está volteando a ver este enorme negocio que trae utilidades millonarias, en la ONU se está discutiendo en el marco de la CSW60, esperemos a ver las conclusiones para atacar a fondo el problema y combatir esta forma tan terrible de violencia.

Por: Ivette Laviada