El Loco

Hay un cuento de Jalil Gibran que habla de un hombre que por fin decide enfrentar al mundo sin máscaras. Se acepta como es y así sale a la calle y por primera vez el sol toca su faz desnuda y al sentir la belleza de este contacto grita de felicidad. Todos lo ven y lo llaman loco, se asustan de ver un rostro desnudo y se alejan de él. Pero él es feliz, al fin, pudo ser el mismo y decide seguirlo siendo aun que los demás no lo acepten y lo llamen loco.

Vivimos una vida de apariencias, tenemos una expresión para primeras comuniones, otra para velorios, una cara culta para cuando asistimos a un concierto. Ponemos cara de entender cuando alguien nos habla de algo que no nos interesa, y asistimos a miles de reuniones con cara sonriente aunque preferiríamos estar en casa con la familia, o al revés nos quedamos en casa un domingo por que es lo correcto cuando quisiéramos estar viendo el partido en el club.

Mascara3

Pero solo tenemos una vida y la mayor parte de ella estamos haciendo cosas que no quisiéramos hacer y a veces cuando hacemos cosas que nosotros decidimos tenemos que hacerlas a escondidas o con vergüenza por que no es lo que la gente espera de nosotros.

Hay que atreverse a tomar las riendas de nuestra vida, llamar a las cosas por su nombre, correr bajo la lluvia si eso es lo que queremos hacer, aunque no sea lo convencional o lo correcto. Es importante considerar a los demás, seguir las reglas de la sociedad en que vivimos pero también hay que saber que es lo que realmente queremos, conocernos a fondo y no traicionarnos por conveniencia. Establecer prioridades y luchar por ellas y estar siempre consientes que nuestros actos tienen consecuencias y debemos sopesarlas antes de tomas decisiones.

En el mundo actual, la familia esta pasada de moda, todos luchamos por un lugar prominente en nuestra sociedad, por el poder económico, pero el único modo de ser realmente feliz es a través del amor. Es en la familia en donde el hombre y la mujer pueden encontrar su realización personal y es ahí, en la familia, que uno puede ser realmente quien es. Gozar con nuestros hijos y acompañarlos en los pequeños descubrimientos que hacen día con día, logrando establecer vínculos de amor que siempre nos harán sentir satisfechos. Los logros del trabajo son gratificantes, los logros sociales son agradables pero los logros familiares son plenos y estimulantes.

Quitémonos por un día la mascara de licenciado o contador y tirémonos al piso a jugar con nuestros hijos, tiremos la mascara de la mama perfecta y escapémonos al cine con nuestro marido. No hagamos lo esperado, quitémonos la mascara y sigamos los latidos de nuestro corazón para acercarnos cada día mas a nuestros seres queridos, hay que decirles lo mucho que los amamos, lo que significan en nuestra vida y que estén siempre seguros de que ellos son el primer lugar, lo mas importante. Que sepan que todo lo podemos cancelar si ellos nos necesitan.

Y cuando el calor del amor acaricie nuestro rostro sin máscaras, entonces sabremos que vale la pena que nos consideren locos.

Aurora Álvarez de Vega

Compartir esto.

Share

Tags :