NUEVO TEXTO del Artículo 24 constitucional: Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos de culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política. El Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohíban religión alguna. Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria (APROBADO POR EL CONGRESO DE LA UNIÓN)

LA REFORMA DE LIBERTAD RELIGIOSA FUE APROBADA POR LOS PRINCIPALES PARTIDOS
POLÍTICOS

  • Diputados federales del PRI, PAN, PRD y PVEM, en una amplia mayoría, aprobaron el pasado mes de diciembre la modificación al Artículo 24 Constitucional con la finalidad de ampliar el concepto de Libertad Religiosa en cuanto al derecho del que deben gozar los mexicanos. La reforma fue ratificada el 26 de marzo por el Senado de la República.
  • Los legisladores dieron importancia a la necesidad de adecuar el reconocimiento de este derecho humano a los tratados internacionales. En el esfuerzo de que nuestra Carta Magna otorgue a los mexicanos un marco de libertad que se aproxime a los términos ya aceptados en el ámbito internacional, diversos tratados internacionales sirven de parámetro. Entre ellos está la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 (art. 18), el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos de 1966 (art. 18) y la Convención Americana sobre los Derechos Humanos de 1981 (art. 12). Estos tratados gracias a la reforma en materia de Derechos Humanos aprobada en 2010, son ya texto constitucional, por lo que las modificaciones al 24 son continuación de dicha reforma.

LA LIBERTAD RELIGIOSA ES UN DERECHO

  • La ampliación de las libertades individuales trabaja a favor de todas las denominaciones religiosas, y no implica la generación de privilegios específicos para alguna de ellas en particular

LA REFORMA OTORGA TRATO IGUALITARIO.

  • En consecuencia es falso que conceda privilegios o discrimine a alguna agrupación o asociación religiosa. Es simplemente el reconocimiento de un derecho fundamental de todas las personas.

RESPETA EL ESTADO LAICO

  • Un auténtico Estado Laico, es aquél que respeta la libertad religiosa, a los ciudadanos que se asocian por una condición religiosa, vigila sus derechos y permite que las distintas religiones convivan en el ámbito social.

SE RESPETA EL 3° CONSTITUCIONAL

  • Se mantiene igual el artículo 3o Constitucional y los planes de estudio de la SEP, por lo que sigue en vigor la prescripción de que la educación que imparte el estado es laica. El derecho de los padres o tutores a que sus hijos reciban educación religiosa lo pueden ejercer enviándolos a los cursos de educación religiosa que imparten en las diversas iglesias con sus propios medios.
  • Cada legislador, cuando lo considere conveniente, podrá establecer la objeción de conciencia en las leyes que considere oportuno, por lo que se descarta un sistema legal que permita la objeción de conciencia

SE RESPETA EL 130 CONSTITUCIONAL

  • La ley canónica de la Iglesia Católica impide a los ministros de culto participar activamente en política y deja claro que quien quiera hacerlo tendrá que abandonar el ministerio sacerdotal. También se mantiene sin cambio el artículo 130 constitucional que niega a todos los ministros de culto religioso asociarse con fines políticos o realizar proselitismo a favor o en contra de candidato, partido o asociación política alguna. La actual prohibición no tiene que ver con la libertad religiosa, sino con los derechos políticos.

 

Share