Criterios de la Corte

De pronto nos surgió una duda…¿Cómo hará la policía para armonizar lo que hace el Departamento de Genética Forense y de Criminalística para “adecuarlo” a los criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación? Nos preguntamos, porque dichos criterios tendrían relevancia y quizá chocarían con las investigaciones que realizan.

pleno-Corte

Resulta que si existe la presunción de la comisión de un delito la Fiscalía envía policías especialmente entrenados a la escena del crimen para tomar muestras de sangre u otras
células que permitan determinar por medio de avanzados estudios el ADN de quien pudiera ser la víctima o el culpable.

Más aún, el ministerio público también cuenta con especialistas que pueden analizar patrones de conducta y el perfil psicológico de los delincuentes más buscados o atrapados como fue el caso del Chapo Guzmán.

La teoría psicológica hace un análisis completo de la persona delincuente y requiere para ello un trabajo interdisciplinario que permita analizar al individuo en todas sus dimensiones, actividades y medio en el que se desenvuelve, es decir su familia, educación, procesos de culturización, organización social, incluso de su religión.

La delincuencia es uno de los azotes de la sociedad, por ello la Psicología Criminológica es de gran ayuda, para “entender” lo que pasa por la mente de un sujeto; pues una personalidad mal formada es susceptible de cometer crímenes, principalmente por su falta de resistencia a la frustración, la menor capacidad para manejar la agresividad, su escasa aptitud de adaptación y otros trastornos antisociales o sexuales.

Si hemos visto los programas policiacos de TV, “CSI” o “Mentes Criminales” por mencionar apenas algunos de los muchos que se realizan, tenemos allí una muestra de lo que la ciencia es capaz de hacer en esos casos.

¿Pero que creen? Al parecer se tendrá que desechar todo lo que la ciencia ha logrado y demostrado, dado que según los más recientes criterios de la Corte, el sexo se asigna al nacer y los Ministros avalan que las personas atendiendo al derecho humano del libre desarrollo de la personalidad pues prácticamente podrán hacer lo que les de la gana como fumar marihuana sólo por placer (al rato serán otras drogas, ¡Faltaba más!) o bien que las mujeres puedan matar a sus bebés, porque les afecta en sus planes de vida y eso es “discriminatorio” o claro que un adulto pueda tener sexo con un menor de edad, es decir la pederastia será consentida porque el adulto aludido también hará uso de “su” derecho al libre desarrollo de “su” personalidad y no sabemos cómo le hará la policía de genética forense, porque cuando descubran que el culpable de un crimen fue un hombre y resulta que este hombre “ya no es” porque tiene un acta de nacimiento nueva, pues se le permitió el cambio de sexo administrativo -ya da igual si se hizo operación transgénero o no- o pero aún, se haga el “cambio administrativo de sexo” para eludir cargos…¿podrá alegar que quién cometió el delito no es el mismo sujeto? Y que pasará cuando en un incendio dicha policía determine que murieron determinados hombres y mujeres y no puedan científicamente establecer que allí habían personas del colectivo LGBT ¿Serán demandados por la CONAPRED por ser discriminatorios y homofóbicos?

En fin, parece que vivimos el mundo al revés y nos lo quieren disfrazar de vanguardista, que porque la ONU va en ese sentido…el gran problema radica en que muchos ¡No nos lo tragamos!

Por: Ivette Laviada

Compartir esto.

Share