La Asamblea Constituyente de la Ciudad de México es el órgano facultado para dar a luz a la nueva Constitución que regirá en dicho estado y que con cien legisladores serán los encargados de garantizar en ella los derechos de quienes allí habitan.

¿Cómo está conformada dicha Asamblea? Por senadores, diputados federales, así como diputados locales de los diversos partidos, siendo 29 del PRD, 22 de MORENA, 22 del PRI, 15 del PAN, 3 del PES, 3 de Nueva Alianza, 3 del Verde Ecologista, 2 de Movimiento Ciudadano y 1 independiente.

proponen-incluir-seguridad-humana-en-constitucion-de-cdmx

En estos momentos la discusión más álgida se da en los términos del respeto a la vida, ya que se están queriendo dejar puertas abiertas para no garantizar este derecho pues de aprobarse la eutanasia o el aborto, tácitamente se estaría violando el derecho que da origen a todos los demás.

Hemos avanzado firmemente como sociedad para que la protección a la vida desde la concepción y hasta la muerte natural se garantice y pueda quedar así expresado en las diversas constituciones estatales y que no existan dudas al respecto.

En la Ciudad de México, con dos artículos el 11 y el 14 los partidos de izquierda buscan negar el reconocimiento a la vida con disfraces que no a todos engañan pues hablar de “el derecho a la autodeterminación y al libre desarrollo de la personalidad” o bien que el derecho a la vida digna incluya “el derecho a la muerte digna” de ningún modo debe llevarnos a inventarnos nuevos derechos.

¿Cuál es la trascendencia de estas reformas? Muchos se podrían cuestionar que es lo que ha cambiado tanto pues si en realidad hasta donde todos sabemos y podemos deducir por ley natural y por leyes positivas que la vida se protege ¿Por qué ahora ya no sería así? ¿No está prohibido matar? ¿No acaso los homicidios son duramente penalizados? ¿Entonces?

Sucede que en el otrora Distrito Federal por artificios de la Ley es posible matar a un bebé antes de las doce semanas ya que allí no se llama aborto, cambiaron los conceptos en la ley y resulta que antes de la décima segunda semana si no quieres ser madre tienes la opción de “interrumpir legalmente tu embarazo” con lo cuál no se configura ningún delito pues sólo lo sería si matas a tu bebé después de ese tiempo, equivale a decir que se expide una “licencia para matar” pues sólo después  serías “delincuente” aunque tampoco pasa nada puesto que en la mayoría de los casos los abortos se despenalizan por diversas causas. Al final tendremos en todos los casos un bebé muerto y a la madre de un bebé asesinado.

¿Muerte digna? Para algunos puede ser lo que se considera en los cuidados paliativos donde se garantiza que quién atraviesa por una enfermedad terminal reciba la atención necesaria hasta que se presente la muerte natural, pero de ninguna forma quiere decir que dicha muerte se precipite con la “ayuda” de otra persona pues se llamaría eutanasia o muerte asistida ya que se tiene claro que cuando se hace por mano propia se llama suicidio.

Ya no importa si hemos avanzado en la armonización de los Tratados Internacionales como el Pacto de San José o Convención Americana de Derechos Humanos que México firma desde 1981 o el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos o la misma Declaración de Derechos Humanos dónde se reconocen los derechos para todos los seres humanos sin ninguna distinción.

No cabe duda que científicamente y legalmente se cuenta con muchos recursos, este ya no es el debate, muchos constituyentes se muestran totalmente ideologizados y separados de la realidad en donde quieren derecho a todo menos al primero y al más fundamental derecho que es la vida.

Reconocemos a los legisladores que se han pronunciado a favor, pues sin vida nada tendríamos.

Tienen hasta el día 31 de enero para entregar la nueva Constitución, estaremos atentos a su actuación y argumentación pues se avecinan tiempos de definición muy importantes.

Por: Ivette Laviada