Conciliando Familia y Trabajo

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), anualmente recibe un promedio de 273,000 solicitudes de incapacidad por maternidad y este 1º de julio hizo un importante anuncio que beneficiará a las mujeres gestantes.

Para muchas madres que son empleadas conciliar el trabajo con su familia resulta una tarea titánica, sobretodo porque no tenemos muchas leyes que favorezcan que las mamás puedan realizar las dos tareas, generalmente la familia se ve sacrificada dado que para muchas el trabajo no es un lujo sino una necesidad para poder sacar adelante las necesidades más básicas, así como la educación de sus hijos.

efr-trabajadores-actividades-personales-productivos_elfima20140523_0019_1

Sabemos que la familia sigue ocupando el rol central de nuestra sociedad: es la primera escuela de la vida, en ella aprendemos lo que es el ser humano, a amar, compartir, enfrentar el dolor, superar los obstáculos, desarrollar las capacidades y convivir en comunidad.

Es deber de todos apuntalarla, defenderla y fortalecerla pues supone una inversión para el futuro, sobretodo ahora que la familia ha recibido fuertes heridas como la pobreza, la inseguridad, la violencia y la inequidad que poco a poco la van orillando a la desintegración.

Se puede decir que antes el ambiente preservaba a la familia, pero hoy la familia debe preservar el ambiente si queremos una mejor sociedad.

En España ya se están tomando medidas y algunas de ellas se podrían replicar en nuestro país con voluntad de hacer las cosas.

El IMSS ha puesto un granito de arena, pues le ha dejado a las mamás que decidan como quieren administrar sus 84 días de permiso por gestación, sin duda muchas de ellas preferirán tomarse mas semanas para estar con su bebé recién nacido y con ello privilegiar la lactancia materna que es tan importante para fortalecer el vínculo madre-hijo.

También ha quitado el “candado” para que aquellas que quieran llevar con un médico externo el cuidado de su embarazo puedan hacerlo sin perder las prerrogativas del Instituto, con lo cual dicho sea de paso el mismo instituto se beneficia ya que sabemos lo sobrecargado que está para satisfacer la demanda de servicios de salud.

Pero aunque esa es una buena noticia, ¡falta mucho más!

En una encuesta realizada por el Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer (CEFIM) casi el 40% de las mujeres de lo que más se queja es de la doble carga de trabajo, seguida por la violencia (22%) y después la desintegración familiar (20%); dejando muy por debajo porcentualmente otros problemas que también les aquejan.

Lo que más reportan es la falta de políticas amigables en la empresa, no cuentan con permisos ni con horarios flexibles de trabajo; para otras el tema es el tiempo que pierden en traslados, que existen pocas guarderías o que no cuentan con el apoyo de sus superiores o compañeros.

Actualmente se estudia en el Senado una reforma a la ley del IMSS que permita ampliar a cualquier mujer trabajadora el servicio de guarderías sin importar que no sean derechohabientes.

Si le damos importancia a la familia, y sabemos que existen muchas madres trabajadoras que por esta actividad están descuidando a su familia, es imperativo que se revise la legislación en la materia para que puedan conciliar ambas funciones.

Abundaremos en algunas propuestas la próxima semana.

Por: Ivette Laviada

Compartir esto.

Share

Tags :