Adopción por capricho

La Ideología de Género se ha encargado de hacerle creer a algunas personas que la adopción de menores por parte de las parejas es un derecho de las mismas, va más allá instrumentando que las parejas pueden ser heterosexuales o del mismo sexo sin ninguna diferencia argumentando que lo que se pretende tan solo es darle un hogar a tantos pequeños huérfanos que están siendo custodiados por las autoridades, utilizando esto último como la mejor propaganda para crear empatía.

co-777x437

Muchos no se han dado cuenta que dicha Ideología está vendiendo la adopción, los vientres subrogados y la fertilización in vitro como los instrumentos “igualadores”; que permitan a las personas del mismo sexo lo que la naturaleza les niega: la facultad de ser fecundos entre sí.

En estos tiempos de -Derechos Humanos- en los que se exaltan los mismos y que prácticamente cualquier capricho se quiere obtener en aras de los citados derechos humanos, tenemos que aclarar que si de derechos hablamos, el de la adopción no le corresponde a los adultos que quieren formar una familia, sino que éste derecho se le reconoce a los menores que han perdido a su padre y madre, con lo cual el Estado debe restituirle lo que han perdido de acuerdo al interés superior del niño y conforme a los Tratados Internacionales que salvaguardan dichos derechos.

¡Los niños no son propiedades que se pueden obtener por capricho! Los niños no están en venta, y los instrumentos igualadores de la ideología de género ponen al nivel de mercancía el afán de tener hijos.

Varias voces se han elevado para hacernos notar que la adopción si bien puede tener la mejor intención no son dos padres o dos madres lo que necesitan los niños.
En Canadá, Dawn Stefanowicz, explica en su sitio web, como le hirió el estilo de vida en el que creció, pues en su infancia estuvo expuesta a intercambios de parejas del mismo sexo, playas nudistas, falta de afirmación de su feminidad, etc. Hoy ofrece ayuda a personas que han crecido heridas en un entorno de familia que no desea para nadie y que las leyes no deberían de apoyar.

El vietnamita Benoit Talleu, un joven adoptado en Francia por una pareja homosexual, y quien hoy representa a la Asociación de Niños Adoptados, es contundente cuando afirma que un huérfano –necesita- un papá y una mamá, en tanto que la pareja –quiere- un niño.. y entre `necesitar´ y `querer´ hay mucha diferencia.

El francés, Xavier Bongibault, quien preside la organización Más Gays sin Matrimonio, se opone rotundamente con su grupo al llamado matrimonio igualitario, pues ha dicho que creen que un niño necesita un padre y una madre para evolucionar correctamente.

Por otro lado Nathalie de Williencourt, presidenta de Homovox también se opone con su grupo al matrimonio y adopción de parte de parejas del mismo sexo, afirmando que el lobby LBGT no les representa de ningún modo. Ella ha dicho “La pareja homosexual es diferente a la heterosexual por un simple detalle: no podemos dar origen a la vida…no queremos ser tratados del mismo modo que los heterosexuales porque somos diferentes, no queremos igualdad, pero si justicia”.

La biología no es injusta ni discriminatoria, sólo es, y los humanos se reproducen entre hombres y mujeres, así de simple.

Tener hijos es un don, y la adopción no puede instrumentarse como un capricho satisfactor de adultos.

Compartir esto.

Share