50° Comisión de Población y Desarrollo

Por increíble que parezca, terminó la 50º Comisión de Población y Desarrollo en el recinto de la ONU en Nueva York -sin obtener un consenso-, los países no se llevaron a casa ningún documento como eje rector para lograr cambiar las estructuras de edad de la población y dar marcha atrás al invierno demográfico que amenaza la supervivencia o el desarrollo sostenible de las Naciones.

un-1190183_1920-845x321

Este hecho –el no contar con un documento final-  se da por segunda vez en tan sólo dos años.

¿Qué lectura podríamos darle a este fenómeno? la primera es que las corrientes ideológicas se anteponen a los legítimos intereses de solucionar los problemas comunes y la segunda es que queda muy mal parada la Comisión, como que está perdiendo su razón de ser y quizá a la vuelta de unos años cierre por no ser útil.

Podemos decir que quienes más amenazados se encuentran por la inversión de la pirámide poblacional es la Unión Europea y tristemente en esa región, “ven venir la tempestad y no se hincan”, porque se preocuparon más de llevar a la mesa el control de la natalidad cuando su verdadero problema es el envejecimiento de la población.

En su intervención México a través de su representante, Lic.Patricia Chemor Ruíz, Secretaria General del Consejo Nacional de Población (CONAPO), dio lectura a un documento en el cual compartió la importancia que tiene la política de población y aquellas relacionadas con la salud, educación, empleo y protección social para mejorar los beneficios sociales y económicos; así como también destacó los cambios que nuestro país ha sufrido en los últimos 40 años y que han impactado fuertemente en la población como la disminución anual de crecimiento poblacional, la disminución de la tasa de fecundidad y el aumento de la esperanza de vida que presentan un reto para el desarrollo sostenible.

Como datos positivos presentó la disminución de la mortalidad infantil y el afán por tener políticas públicas hacia la paridad en todas las esferas.

Reconoce el valor de las mujeres que aportan beneficios a sus familias y comunidades, aunque de igual modo sabe que es necesario seguir trabajando por combatir y prevenir las situaciones de discriminación y violencia, y apuntó que tanto hombres y mujeres comparten las responsabilidades para generar el desarrollo sustentable de sus familias.

Nos quedó a deber quizá en materia de migración, pues México tendrá que hacer mucho más por los connacionales; así como también deberá incentivar la maternidad para que la tasa de fecundidad no siga a la baja.

En general, México fue propositivo, organizó 2 eventos paralelos y en las negociaciones se destacó por centrarse en las cuestiones prioritarias que unen antes de centrarse en los temas que dividen, aún cuando no se hubiera obtenido ningún acuerdo.

Sabemos que en México los problemas del invierno demográfico “se asoman”, y que estos no pueden ser resueltos con políticas de exterminio de la población como el aborto, por ello es que hay que estar atentos a quienes proponen esta solución bajo el disfraz de los mal llamados “derechos sexuales y reproductivos” como eufemismo del asesinato de bebes.

La Lic. Chemor presumió que somos líderes en generación de información desagregada para analizar fenómenos estadísticos; que bueno, porque en efecto contamos con instrumentos científicos como el estudio del Dr. Fernando Pliego “Bienestar y Familia en Sociedades Democráticas”, sólo falta que hagan uso de el, porque sin duda implementar políticas públicas favorables a la familia se traduce en beneficios para todos.

Por: Ivette Laviada

Compartir esto.

Share

Tags :